COLABORA
Escribir, crear, diseñar... es un trabajo con muchas horas detrás que tienen un valor y que es necesario para todos. ¿Qué valor le das tú a la cultura y al entretenimiento que te aportamos? Necesitamos tu apoyo para mantener Revista en Red. Es voluntario y con la cantidad que se pueda y contribuirás para que siga creciendo y entreteniendo. Muchas gracias por valorar nuestro trabajo.

Siguenos en Facebook
¿Quién está en línea?
Tenemos 19 invitados conectado(s)
Comparte en Facebook

Comienzo una serie de artículos donde intentaré exponer de forma imparcial y neutra las diferentes religiones, siempre desde el enfoque antropológico, histórico, organización o filosofía. De entrada, me declaro agnóstico convencido, algo que espero me ayudará a ser más objetivo a la hora de elaborar estos artículos. Trataré los diferentes tipos de religiones: panteístas, politeístas, dualistas, no teístas y cómo no, las monoteístas. De entre todas ellas, es indudable que éstas últimas son las que han creado las guerras de índole religiosa y las que finalmente más han influido en nuestra civilización actual.


Pero esta primera entrega quiere servir sobre todo como esbozo o presentación de los futuros artículos, sin más pretensiones. No cabe duda de que la religión es parte de la condición humana desde nuestros ancestros, que consideraban divinos o sagrados cosas o animales tangibles, hasta que la evolución del pensamiento abstracto hizo que el hombre comenzara a crear sus propios dioses a los que su imaginación iba dando forma, creando a su vez a todo su alrededor unos ritos y ceremonias, que finalmente han servido, la mayoría de las veces, para dominar a las masas a través de dictados o leyes "divinas", a veces impuestas por medio de la fuerza y la violencia.

Para un ser racional y agnóstico como yo, le es imposible creer o si quiera imaginar a ninguno de esos dioses. Pero ya el hombre de las cavernas comenzó a adorar aquello que creía que estaba por encima de él. El oso era un animal poderoso, por lo tanto para aquel primitivo ser humano, tenía algo de "divino", ya que era capaz de vencer al hombre. Cuando la carrera armamentística subió un escalón, vieron que el oso no era tan fiero como lo pintaban si se tienen las armas adecuadas. Había que crear nuevos dioses.

No cave duda de que el rey de los dioses y cuyos ritos a lo largo de los milenios se han ido adaptando conforme se ha ido evolucionando, es el dios Sol. De él y de sus ceremonias y desarrollo emanan prácticamente el resto de religiones, incluidas las monoteístas actuales, algo que iremos viendo en futuras entregas.

Al ser humano parece que le es imposible vivir sin sentir sobre él un poder superior y otros se aprovechan de esa necesidad para dominar a masas de seres humanos, a veces mezclando la política con la propia religión como ocurre con la teocracia, algo que se vivió hace siglos en occidente y que aún hoy día existe en países de Oriente Medio y otros más o menos aislados.

Como dije al principio podemos ver diferentes tipos de religiones que ahora enumero:

- Politeístas: creen en la existencia de diversos dioses organizados en una jerarquía o panteón, como ocurre en el hinduismo, el shinto japonés, o las antiguas religiones como la griega, la romana o la más importante de ellas: la egipcia. También se puede incluir aquí la mayoría de corrientes del neopaganismo moderno.

- Dualistas: aquellas religiones que suponen la existencia de dos principios o divinidades opuestas y enfrentadas entre sí, aunque sólo uno de ellos suele ser merecedor de veneración por sus fieles mientras que el otro es considerado demoníaco o destructivo. Podemos incluir en esta categoría el maniqueísmo y el catarismo.

- No teístas: Hay religiones como el budismo y el taoísmo, que desdeñan o rechazan la existencia de dioses absolutos o creadores universales, o bien les otorgan funciones menores o muy específicas. En ocasiones, estas deidades son vistas como recursos metafóricos utilizados para referirse a fenómenos naturales o a estados de la mente. Sin duda, la más espiritual de todas las formas de religión.

- Panteísmo: es la creencia de que el Universo, la naturaleza y Dios son equivalentes. Resumiendo, todo es Dios, desde las piedras a las planta, desde los animales al ser humano.

- Monoteístas: son aquellas religiones que afirman la existencia de un único Dios, que a menudo es creador del Universo y de todo lo que en él hay. Las religiones monoteístas más numerosas son el cristianismo y el islamismo. Otras más minoritarias son el judaísmo, budismo, hinduismo, sintoismo, zoroastrismo o el bahaismo.

Ya dije que soy agnóstico, pero de tener una religión, no tendría dudas a la hora de elegir, personalmente sería panteísta. Todo es Dios, desde un árbol a un río, desde una piedra a una montaña, desde un cordero a un hombre. Tú, yo, nosotros, todos somos Dios, porque formamos parte del Todo en el Universo.

Pero dije que iba a intentar ser imparcial, así que mejor no decantarme por ninguna religión, en la que al fin y al cabo no creo. Pero todo esto lo iré desarrollando más ampliamente en futuras entregas, lógicamente parándome con algo más de profundidad en las principales religiones politeístas y monoteístas.

El dios Sol, todo gira en torno al Sol, nuestro planeta y todas las religiones que se han ido desarrollando a lo largo de los últimos cinco milenios. Y a la hora de desarrollar ritos y dar salida a una ingente cantidad de dioses, los auténticos maestros fueron los egipcios, que crearon más de dos mil dioses, cada uno con sus funciones y sus ritos y cómo no, su importancia. Y por encima de todos ellos estaba el poderoso Amón.

¿Quién era Amón? Ya lo dije antes, el Sol, del que emerge toda energía. Los egipcios también fueron los primeros en crear una trinidad principal de dioses con Isis, Osiris y Horus. El resto de religiones tendrán en un futuro una trinidad. Valga de ejemplo la cristiana: el Hijo, el Padre y el Espíritu Santo, diferentes nombres para una misma cosa.

Además, el resto de dioses egipcios no son ni más ni menos que la pluralidad de Amón, que se divide en infinidad de formas y nombres para atender mejor las plegarias de sus Hijos, es como si fuera el director de una empresa y los demás sus representantes que tratan los temas menores. Además, no hay rituales más elaborados hasta la fecha que los egipcios, de los que en el futuro copiarán parte de ellos el resto de religiones.

Antes que los propios egipcios ya hubo otros pueblos que adoraron al Sol y que a su vez crearon una trinidad, pero me he centrado aquí en la civilización egipcia porque fueron quienes les dieron forma con más ahínco y con unos ritos y ceremonias como nunca se han visto o vuelto a repetirse.

Es curioso que este tipo de politeísmo no trajera guerras de religiones, si no más bien todo lo contrario, ya que se adoptaban o se permitían los dioses extranjeros. Así, si llegaba un visitante foráneo siempre encontraba un lugar para adorar a su dios, y si no, pues se creaba un templo a ese dios extranjero y sin problemas. Por ello era normal que en la capital de Egipto hubiera pequeños templos dedicados a Isthar o Baal.

Hasta que no llegó la primera religión monoteísta no hubo problemas realmente serios. Y fue, cómo no, en el Egipto de los faraones donde nació la primera religión monoteísta de la historia de la Humanidad de la mano del faraón Akenatón, de la XVIII dinastía.

Egipto era el imperio más desarrollado, próspero y amplio, con un ejército fuerte que aseguraba sus fronteras y de repente llega este faraón e instaura el culto a Atón como dios único, rechazando al resto de dioses y calificándolos como falsos. De nuevo, Atón es el dios Sol, que con sus manos extendidas repartiendo cruces de vida, toca a sus hijos, el principal, cómo no, el propio Akenatón, que se declara hijo del dios único.

Al aparecer esta primera religión monoteísta, comenzaron los problemas de religiones. De entrada Akenatón deja la capital y crea una nueva ciudad dedicada a Atón y ordena cerrar los templos destinados a los otros dioses que ahora son falsos y además, manda a sus discípulos destruir el nombre de esos otros dioses escritos en piedra. En una sociedad profundamente espiritual y religiosa como la egipcia esto supuso toda una conmoción. Y poco tardaron los encontronazos entre los adoradores del dios único y el resto de creyentes en otros dioses, principalmente los de Amón.

Durante dos décadas, este intento de implantar una religión monoteísta hizo que el imperio se tambaleara en todos los sentidos. Sus enemigos se envalentonaron y cruzaron las fronteras aprovechando el desorden. La administración, que era casi llevada en exclusiva por el templo de Amón se vino abajo y por primera vez, Egipto vio peligrar su propia existencia como civilización por la guerra interna de religiones y las agresiones externas que a duras penas pudo mantener a raya un esforzado general llamado Horemheb, que poco después sería faraón tras los breves gobiernos de Tutankamón y Ai, devolviendo el orden a la tierra de los faraones e iniciando una de las dinastías más impresionantes y que más legado nos ha dejado, la XIX.

Ya vemos que la aparición de la primera religión monoteísta trajo sus problemas, que no fueron pocos. Por entonces, se supone que en Egipto vivía un pueblo llamado hebreo y aunque se está investigando actualmente en profundidad y ya se han encontrado documentos al respecto, incluyendo algunas pistas en los manuscritos del Mar Muerto, aunque no son definitivas, es fácil adivinar que la idea de un dios único se implantó en este pueblo a través de Akenatón, dando nacimiento a la religión hebrea, la segunda religión monoteísta de la Historia. Algo que también trajo nuevas guerras de religión y la implantación del culto a Yahvé a sangre y fuego en las tierras conquistadas por este pueblo.

El monoteísmo, a diferencia del politeísmo, sufre de algo mucho más irracional y es la no aceptación de otros dioses y la instauración de su dios utilizando para ello la violencia hasta extremos nunca vistos. El politeísmo, por su propia filosofía, no rechazaba a otros dioses o credos, si no que los adaptaba o sencillamente los permitía sin mayores problemas, un dios más o un dios menos daba igual. Pero el monoteísmo siempre ha dejado claro que no acepta la competencia con otros dioses, por lo que los destruye, incluyendo a sus infieles seguidores. Y aún hoy día siguen a la greña.

No quiero explayarme más, tan sólo me he alargado comentado cómo apareció la primera religión monoteísta y los profundos problemas que trajo consigo, pero en cinco mil años ha habido y hay de todo.

Aún perduran algunas religiones politeístas, o mi favorita, la panteísta, tan arraigada por ejemplo en las creencias de los nativos americanos. Y si los egipcios tenían una auténtica pléyade de dioses, qué decir del panteón griego y romano, con una riqueza de leyendas dignas de ser contadas, aunque no llegaran a la altura de los dioses nacidos a las orillas del Nilo.

De la misma manera que las religiones no teístas, cargadas de una gran espiritualidad y que tanto atrae en la actualidad. Y cómo no, las diferentes ramificaciones del cristianismo, que dieron nacimiento al calvinismo o el protestantismo y que se ha ido ramificando aún más con el paso del tiempo. Todo esto lo iré desarrollando en próximas entregas, que espero que os resulte interesante, como en su día lo fue la historia cotidiana en la Roma Imperial.

Pero como he comentado al principio de este artículo, éste no pretende ser nada más que un esbozo, una presentación de las próximas entregas donde intentaré profundizar en los distintos tipos de religiones, así cómo dedicar algunos en exclusiva a las principales religiones monoteístas que son las que finalmente, para bien o para mal, se han impuesto en nuestra actual civilización y que como podemos apreciar, siguen trayendo una cantidad de problemas y conflictos difíciles de solucionar.

La necesidad del ser humano en creer en lo sobrenatural, en imaginar seres superiores, en inventarse dioses y obedecer sus dictados por absurdos y obscenos que estos puedan ser, leyes obviamente inventadas por el hombre, no deja de ser algo irracional de lo que la Humanidad debería desprenderse para seguir evolucionando con plena libertad. Pero también sé que eso es imposible. Por muy racionales que seamos, esa necesidad permanece y está implantada de forma indeleble dentro del ser humano.

El miedo a la muerte, a la desaparición física y total, nos es aún visto como algo terrible y por ello necesitamos creer que después hay algo más, no queriéndonos dar cuenta que seguimos siendo unos animales como el resto de los que existen sobre la Tierra y que al acabar el hilo de nuestra propia existencia, sólo nos queda volver a esa Tierra. La vida es un ciclo en todas y cada una de las formas de vida: nacemos, crecemos, nos reproducimos y morimos, no hay más y por muchas religiones que creemos, hay algo que está por encima de todas esas creencias y que no tiene misterio alguno y es la propia ley de la Naturaleza.

José Luis Carranco

Share
Share/Save/Bookmark

Comentarios 

 
+4 #1 Damian 19-01-2012 16:16
fABULO COMIENZO, TENGO GANAS DE IR DEGRANANDO POCO A POCO LAS RELIGIONES Y APRENDER MAS SOBRE ELLO.
Citar
 
 
+5 #2 NONO 01-02-2012 18:10
ESTARIA BIEN QUE PUSIERAS EL SIGNIFICADO DE CADA SIGNO.
Citar
 
 
+3 #3 Carlos 13-03-2012 07:42
Me parece muy interesante. explicado de una forma asequible y concisa. otra cosa son tus opiniones personales acerca de si existe o no una fuerza sobrenatural. Tu absolutismo al negarla es tanto como el de quienes afirman tajantemente lo contrario.
Citar
 
 
-2 #4 gata 27-08-2012 20:48
:-x aj no me sirbio
Citar
 
 
-2 #5 salvador saturno 14-08-2013 03:23
:roll: cruz estrella triangular infinita
Citar
 
 
+3 #6 henry 17-07-2014 04:31
me gustaria saber sobre zoroastrismo y su relacion con el judaismo, algunos dicen que los judios sacaron el monoteismo de los zoroastristas, otros que el exodo no existio, etc creo que el zoroastrismo es mas antiguo que el judaismo, entonces el judaismo no es la segunda religion monoteistas mas antigua.
Citar
 
 
+4 #7 LUCIA 11-08-2014 20:13
ME ENCANTO!! aprendi muchisimo, muchas gracias!! :lol:
Citar
 
 
-2 #8 maincra 08-06-2015 20:03
no me gusto tanto :-x :-x
Citar
 
 
+1 #9 Lechuga 14-07-2015 01:48
Me pareció muy interesante, aunque mis dudas sobre el sintoísmo y el budismo no quedaron del todo resueltas. Me gustaría si pudieras recomendarme algún libro para aprender más sobre el tema
Citar
 
 
0 #10 Txemi 13-11-2015 20:12
Abraham vivió en el siglo XIX a.C y Akenatón en el siglo XIV a.C....No fueron los egipcios los primeros monoteístas, aunque a Akenatón si puede decirse que quizás fué un faraón monoteísta, con reservas, pero no se puede decir que la egipcia fue la primera religion monoteísta. Fueron los hebreos. Hay muchos documentos sobre ello.
Citar
 
 
+1 #11 maria 29-03-2016 14:37
esta muy bn :lol:
Citar
 
 
+1 #12 José María López Rub 23-07-2016 18:54
He leído con interés tu presentación. Totalmente de acuerdo contigo en que los dioses que hemos creado nos están destruyendo. Los peores son los que se creen únicos, como tu bien señalas.
Yo creo en el hombre, y es el hombre el que ha creado a dios, y no al revés.
Un saludo. mi email:
Citar
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

INICIO
E.A.C. RADIO
Banner
APADRÍNANOS
Escribir, crear, diseñar... es un trabajo con muchas horas detrás que tienen un valor y que es necesario para todos. ¿Qué valor le das tú a la cultura y al entretenimiento que te aportamos? Necesitamos tu apoyo para mantener Revista en Red. Es voluntario y con la cantidad que se pueda y así seguir creciendo y entreteniendo. Muchas gracias por valorar nuestro trabajo.