COLABORA
Escribir, crear, diseñar... es un trabajo con muchas horas detrás que tienen un valor y que es necesario para todos. ¿Qué valor le das tú a la cultura y al entretenimiento que te aportamos? Necesitamos tu apoyo para mantener Revista en Red. Es voluntario y con la cantidad que se pueda y contribuirás para que siga creciendo y entreteniendo. Muchas gracias por valorar nuestro trabajo.

Siguenos en Facebook
¿Quién está en línea?
Tenemos 113 invitados conectado(s)
Comparte en Facebook

Inicio una nueva serie de artículos que he titulado, como veis en el enunciado, El Rincón del Curioso. He de confesar que el curioso soy yo. Todo lo que me rodea me llena de curiosidad, quiero saber cómo funcionan todas y cada una de las cosas que tengo alrededor, las que veo por la calle o en la televisión. Soy irremediable y tremendamente curioso, no lo puedo evitar. Imagino que a muchos os ocurrirá lo mismo, sentís curiosidad por saber cómo funciona un televisor, un frigorífico, un mechero, un horno microondas, los imanes de las neveras o porqué de noche todos los gatos son pardos. Pues bien, espero contagiaros de esta curiosidad, porque pretendo contaros todo esto y mucho más...



Para empezar, un invento que he mencionado en el párrafo anterior. Todos tenemos esos imanes que colocamos en la puerta de la nevera, la mayoría de dudoso gusto y algunos incluso se atreven a poner una cantidad tan excesiva, que te hacen dudar de su salud mental. Aquí la lógica de funcionamiento de esos artefactos parece simple: una figurita a la que le han insertado un imán que se siente irresistiblemente atraído por el metal de la puerta, hasta aquí todo bien. Lo malo es cuando de repente aparecen otro tipo de imanes para las neveras, de la misma forma de un gusto altamente dudoso, pero con una característica que despertó mi curiosidad: son flexibles.

Me encontré conque ya no llevaban el típico imán insertado, sino que la cosa consiste en una banda de goma sobre la que hay o bien una pizarrita para escribir o una imagen tipo "Recuerdo de Benidorm". Y de repente, apareció mi curiosidad, si es de goma, ¿cómo es que también se pega como si fuera un imán de hierro? La pregunta puede parecer tonta a alguien que no sea curioso, pero más tonta me lo pareció cuando descubrí el porqué, por su lógica. Y ahora, te lo voy a contar.

Resulta que hay una empresa que se dedica en exclusiva a eso de las gomas imantadas. ¿El secreto? Pues que mientras procesan la goma y la calientan, le añaden ferrita en polvo, lo que viene a ser un hierro de baja calidad. Una vez que se ha mezclado bien la goma con la ferrita y se va enfriado la mezcla, le dan forma plana, en plan láminas y después las pasan por unos electrodos que imantan los diminutos gránulos de hierro que están repartidos por toda la lámina de goma. Lo cortan a diferentes medidas y a venderlo. Ya ves que el secreto no era tan complicado, pero oye, el merito está en que un día a un señor se le tuvo que ocurrir el invento.



Pasemos a otra curiosidad. ¿Sabes lo que es el Land-Art? ¿No? Pues ahora te lo explico. Hace años, viendo la televisión, salió un tipo llamado Christo, y no es el crucificado, aunque debería, que había plantado 1.760 sombrillas en un valle de California. Lo primero que pensé es que el chaval tenía mucho tiempo libre y una empresa de sombrillas que había quebrado y tenía ganas de darle salida, aunque fuera jugando y molestando, que todo hay que decirlo. Pero no, lo llamaban artista y a su arte lo denominaban land-art.

Como en la película Starship Troopers, me salió en la cabeza el cartel de ¿Quiere saber más? y me dije: pozí. Básicamente, el land-art es un movimiento que trata de invertir la forma estética de la propia naturaleza echándola a perder. Estos asalta paisajes se dedican a adornar con colores estridentes, envolver en plástico o alterar un bosque, un campo o lo que les caiga a mano, así, con alegría. ¿Quiere ver más?, pozí. Y cuando vi lo que hacían estos individuos y eso que llaman obras de arte casi me caigo de la silla.

Vale que uno tenga que aguantar el arte abstracto, que para saber qué estás viendo tengas que leer una plaquita y buscar un listo que te lo explique y además, dicen que tal arte es para hacer sentir algo a quien lo observa. Además, los precios que alcanzan esas cosas horrorosas para hacerte sentir algo, son astronómicos en muchos casos. Yo, así al pronto, lo que siento, es que me entran ganas de matarlo, eso sí, por un módico precio, como sus manchones sobre el lienzo.

Pero cuando vi que uno que hacía eso que llaman land-art, cuyo nombre es Jean Vérome, había pintado de vivos colores una montaña de rocas y varias zonas del desierto marroquí de Tafraout, aquí me dije, éste es para matarlo también, pero gratis. Y cuidado, que aquí en España no nos libramos del listo engañabobos que además pretende cobrar por perpetrar tamaño crimen contra la naturaleza.

Un tal Ibarrola se lió a pintar de colorines los árboles de un bosque, al que llamó El Bosque Animado, algo que es para animar a palos al que usó la brocha. A ver qué le han hecho los árboles a este señor para pintarlos de colores chillones, cargándose el paisaje y molestarlos con lo tranquilos que estaban ellos. Es para meterlo en la cárcel y tirar la llave. Y hablando de chillones, el Chillida, otro listo, pretendía agujerear una montaña del parque canario de Timanfaya, para crear una obra land-art y encima el engañabobos destroza paisajes, se queja porque se topó con una fuerte oposición por parte del pueblo y de las autoridades, que no lo dejaron jugar con sus montañas.

A ver, Chillida, que si estás aburrido y quieres distraerte haciendo agujeros en el suelo, cómprate una parcela y una pala, pero no destroces los paisajes que la naturaleza nos ha regalado, y digo regalado, porque encima estos individuos pretenden cobrar por estas animaladas dignas de gente con mucho tiempo libre, mucha caradura, mala leche y un ligero retraso mental. Espero haberte aclarado más o menos qué es eso del land-art.



Muchos hemos visto en algunas películas cómo el protagonista o más bien un secundario, de repente, se le pone todo el pelo blanco de un día para otro tras recibir un susto de muerte. ¿Es esto posible en la realidad? Pues va a ser que no.

Olvídate de las películas y del familiar o amigo que conoce a alguien que le ha pasado, porque es del todo imposible. Una decoloración brusca del cabello no puede ocurrir en veinticuatro horas, en todo caso y como mucho, para eso han de pasar varias semanas. De hecho, un pelo pigmentado no pierde su color hasta el extremo de convertirse en una cana. Otra cosa es que vayas a la peluquería y pidas que te lo decoloren a lo bestia, pero no es el caso que estamos tratando.

Es sabido que una vez que te sale una cana, ese folículo piloso ya no se cae. Pues bien, es normal que este proceso ocurra, perdamos el color original y el cabello se convierta en una cana y pasa cuando las células que producen el color, llamadas melanocitos, aunque siempre las he llamado mecoloncitos que es más fácil de pronunciar, dejan de funcionar debido al propio envejecimiento o por culpa de un proceso patológico como las alopecias o por una medicación.

El estrés, un susto que te cagas o un choque emocional brusco pueden provocar una pérdida del pelo en una zona o en toda la cabeza y por norma, lo que quedan son las canas que se agarran como lapas y es posible que esto haga que parezca que se ha encanecido en poco tiempo. Pero no hay más misterio, puedes seguir viendo Saw sin mayores problemas, que como no vayas a la peluquería no tendrás al día siguiente el pelo blanco por muchos sustos o disgustos que te lleves.



En Sudamérica hay un país que se llama Bolivia y es de donde proceden los bolivianos, esos señores con poncho y gorrito de colores y que normalmente portan una guitarrita pequeña o una flauta hecha con palitos. Si tienes un mínimo de conocimiento de geografía, si no coge un mapa y lo miras, sabrás que este país no tiene salida al mar. Pero un día, vi en la televisión unos militares de dicho país vestidos con uniformes de marinero y que llevaban barquitos de papel de colores en sus fusiles, ellos son así. O sea, que un país sin mar cuenta con una Armada, lo que viene a ser la Marina. ¿Por qué? Porque hasta 1.935, Bolivia sí tenía salida al mar.

Bolivia se independizó en 1.825 y tras varias guerras con sus vecinos de Chile, allá por 1.883, estos les quitaron una provincia costera que daba al Pacífico. La guerra no fue por quitarles esa salida al mar, que Chile otra cosa no, pero de costa van sobrados, si no que la liaron parda por hacerse con parte del desierto de Atacama, una zona con una gran riqueza mineral. Después, en 1.903 llega Brasil y les quitan parte del territorio del Amazonas boliviano. Pero para rizar el rizo, llegan los paraguayos y se lían a tiros con los bolivianos y le quitan un buen trozo de territorio, privándolos de la salida al Atlántico a través del río Paraguay.

Total, que Bolivia se quedó sin ninguna salida al mar, pero no obstante, aunque no tenga costa, mantienen un cuerpo de Marina de unos cuatro mil hombres, que no son pocos visto lo visto. ¿Y qué hacen esos miles de marineros sin costas?  Pues navegan por el lago Titicaca, que a pesar del nombre es bastante grande y hermoso y también se entretienen y echan el ratillo navegando por los ríos de la cuenca amazónica que de momento le han dejado sus agradables vecinos.



Y hablando de Titicaca y de algo que no es nada agradable, si no tremendamente molesto, enlazo el siguiente misterio: la diarrea. ¿Por qué tenemos diarreas? Es algo bastante incómodo si por ejemplo estás escribiendo este artículo, te sientes inspirado y de repente tienes que salir corriendo para el baño porque sientes un apretón y te cagas por las patas abajo, algo que te hace perder la inspiración y las ganas de escribir, pero no obstante, aunque a trozos, ya ves que continúo con el artículo.

También es algo bastante engorroso cuando sales de marcha y te da el apretón. Algo de lo más desagradable, sobre todo conociendo la falta de salubridad de los baños públicos, y más en los locales nocturnos de hoy día, que ni puertas les ponen no vaya a ser que entres para hacer otras cosas y claro, da como corte ponerte con los pantalones por los tobillos, medio sentarte en un váter de dudosa limpieza y encima que los que entren te vean cagando.

Pues esto tan inoportuno y desagradable parece ser que es un fantástico mecanismo de defensa del cuerpo para limpiar de forma rápida y segura nuestros intestinos. Me parece bien, pero ya podría hacerlo de una manera más pausada o avisarte con tiempo para no ir dando el cante. La diarrea se da por ejemplo, cuando una bacteria mala malísima se instala en el intestino grueso. Entonces la mucosa se irrita, cosa lógica por otra parte, y su actividad secretora aumenta de forma alarmante.

Pero es que además, se aceleran los movimientos peristálticos (esto te lo buscas en la RAE) de la pared intestinal y el resultado es una gran cantidad de producción de líquidos que arrastra los gérmenes para echarlos de tu cuerpo, que está bien, pero a ti te arrastra a toda velocidad hacia el baño si no quieres cagarte en los pantalones. Perdón, ahora sigo, que me ha vuelto a dar un apretón!!!



Siempre me he preguntado porqué mucha gente tras abrir una botella de cerveza, gaseosa o cava le pone una cucharilla en la boca y te dicen tan campantes que es para que no se le vaya la fuerza o presión al gas que contiene. Y me he preguntado el porqué la gente lo hace, porque es tan absurdo que hasta un chimpancé es capaz de deducir que por el espacio libre que deja la cucharilla, el gas carbónico se escapa te pongas como te pongas.

El método ni es eficaz ni tiene fundamento alguno. El gas es gas y por mínima que sea la rendija que encuentre, se escapa. Desde el momento en que se abre una botella de uno de estos productos con gas carbónico, éste queda expuesto a la presión atmosférica y como el gas es menos denso se eleva y se escapa sin mayores problemas mientras haya un mínimo hueco o agujerillo. Este tema no da más de sí, pero me apetecía comentarlo, a ver si alguno deja de hacer la tontería de ponerle una cucharilla a la botella, que además queda cutre, pero cutre.



A ver, ¿Qué es mejor, un disco de vinilo o un CD? Yo lo tengo claro. Está más que demostrado, incluso científicamente, que el sonido de un disco de vinilo es muy superior en todos los sentidos al de un CD, pero no es sólo esta característica la que hace superior al vinilo, si no sobre todo su duración, lo que podríamos llamar su esperanza de vida.

Personalmente, tengo discos de vinilo desde hace treinta años y siguen sonando igual y si alguno tiene un saltito de esos, lo llevas a un sitio especializado y te lo reparan. Pero es que la esperanza de vida de un vinilo no tiene límite si se cuida con esmero y cariño. O sea, que es para toda la vida y para que lo hereden tus nietos y se coman el coco a ver como lo meten en el Ipod. Luego está el atractivo de sus portadas, algunas de ellas auténticas obras de arte, que con el CD, como que no es lo mismo, por mucho librillo que le pongan dentro.

¿Cuál es la esperanza de vida de un CD? Algunos aventurados fabricantes han garantizado su uso durante 25 años, a partir de ahí, ya lo puedes colgar de un hilo y ponerlo en la ventana para espantar pájaros. Pero aparte de esto, el CD es delicado como él solo, mucho más que un disco de vinilo, aunque pueda parecer lo contrario. Si le da el sol se alteran sus propiedades, si hace frío o hay humedad se oxida y se daña la capa de aluminio que contiene impresa la información, si lo acercas accidentalmente a un imán, pues nada, ya puedes tirarlo.

Pero a los fabricantes, que dicen que son gente con estudios, esto no les preocupa, porque según ellos da igual que duren como mucho 25 años, ya que transcurrido ese tiempo ya se habrá inventado otro soporte más chachi piruli y por lo tanto para qué se van a molestar en intentar fabricar un CD más resistente, que dure más y que podamos estar tranquilos si nos apetece escuchar a nuestro grupo favorito, aunque hayan pasado un par de décadas desde que compramos el CD. Total, que para mí que hay truco, porque luego hay que gastarse más dinero en comprar la música que te gusta en el nuevo formato que inventan esos señores tan listos. ¿Y qué hacemos con el CD?, pues lo dicho, asustar palomas.



¿Por qué pican los mosquitos? En primer lugar, porque como todo bicho, tienen hambre y necesitan alimentarse y la sangre humana los vuelve loquitos, puro caviar para sus paladares. Además, da igual que apagues la luz o te tapes hasta la cabeza, el joio bicho te encuentra. ¿Por qué? Porque lo que le atrae es el calor corporal sin que tenga que tenerte a la vista y normalmente suele dirigirse al cuerpo que más calor expulsa al exterior. Así que eso de que a uno, más frecuentemente a una, le pican más los mosquitos porque tiene la sangre más dulce no vale, es porque desprende más calor, señora.

Pero además, está la cosa de que el mosquito te pica y tú ni te enteras. Este insecto ha desarrollado unas mandíbulas que se han convertido en unos finos estiletes por donde succionan la sangre por medio de una bomba, de las que chupan, no de las que explotan. Una vez que ha elegido a su víctima, le clava el estilete, pero al mismo tiempo le inocula su saliva, que contiene un potente anestésico que actúa en la zona donde pica y por eso no te enteras de que te están chupando la sangre.

Es precisamente uno de los componentes de esa saliva una vez acabado el almuerzo del mosquito, el que produce una intensa picazón, irrita e inflama la zona en cuestión. Pero la verdad es que esto, aparte de ser molesto, tampoco es para tanto, sobre todo pensando que el mosquito es uno de los animales más peligrosos del planeta y que más muertes produce en la población humana, ya que al tiempo que el bicho te chupa la sangre puede inocular a su víctima parásitos y virus de enfermedades tan chungas como la malaria o la encefalitis, entre otras muchas.

Total, que el mosquito se alimenta de tu sangre y a cambio te deja de recuerdo una zona irritada que molesta cosa mala y además, es incluso capaz de matarte. Ahora que venga un ecologista, unos señores que también tienen mucho tiempo libre, y me diga la necesidad de la existencia de semejante monstruo en el ecosistema del planeta para que el hombre, un consumado experto en exterminar especies, aún no haya conseguido borrarlo del mapa. ¡Ya tarda!



Y para terminar esta primera entrega de El Rincón del Curioso voy a hablar de un ingenio típicamente español. Aviso que igual me extiendo más de la cuenta, porque el artilugio lo merece.

Hace un tiempo me encontré en el telediario con una noticia que me dejó pasmao. Dos investigadores de la Universidad de Madrid habían estudiado a fondo el botijo o como lo conocemos en Andalucía: el búcaro. Y lo habían estudiado físicamente hablando, elaborando una fórmula matemática que explicaba su extraña característica de enfriar el agua y esbozando un dibujo del búcaro en plan diseño aeroespacial. No es que hubieran dibujado una nave con forma de búcaro, si no que habían utilizado las técnicas al estilo de la NASA para explicarnos cómo funciona un botijo.

Parece cachondeo, pero no lo es. Yo me quedé atónito ante la explicación de estos dos señores con mucho tiempo libre a costa de los fondos públicos, quizás con el sueño de recibir el Nóbel. Pues bien, tras unos minutos hablando ante la cámara, la explicación que dieron me dejó con la boca abierta y un hilillo de baba cayéndoseme por la comisura del labio. No me había enterado de nada y eso que yo he sido un asiduo usuario del búcaro, pero nada, estos lo explicaron y yo me quedé de cuadritos. Me dije que la cosa era para investigarla y enterarse en condiciones y para ello tenía que recurrir a un experto que hablara un lenguaje normal y no el marciano, así que me dirigí a la huerta del tío Ambrosio.

Como experto en búcaros o botijos, el tío Ambrosio estaba en la puerta de su casa con uno de estos impresionantes artilugios al lado. Lo saludé, cogí el búcaro, di un largo trago de agua con un ligero sabor a anís y me senté a su lado. Le dije que a ver si podía explicarme técnicamente cómo era posible que el botijo enfriara el agua. Me miró como si yo fuera un retrasado, dando por hecho que dicha información forma parte de la sabiduría popular, hasta que se dio cuenta de que, aunque crecí medio en el campo, ahora era un hombre de ciudad al que ciertos conceptos se le escapaban. Aceptó ilustrarme sobre el funcionamiento del botijo. Y ahora pues os lo cuento a vosotros, con menos florituras que dos pijos con hambre de Nóbel al estudio tonto del día.

El botijo funciona por tres factores. Primero, el material en el que está fabricado. Segundo, el nivel que el agua debe alcanzar en su interior. Tercero, que tiene que estar siempre al aire libre. Ahora pasemos a desglosar estos tres puntos para una mayor comprensión.

El búcaro se fabrica en arcilla porque necesita de cierta porosidad que dicho material le proporciona, es por esto que el botijo suda, se escapa cierta cantidad de agua por esos poros que ayudan a su enfriamiento. El proceso de porosidad se consigue por la temperatura a la que se calienta en el horno la arcilla ya moldeada y esos poros son totalmente necesarios. Así que, cuando veas esos botijos para turistas que están barnizados y pintados, olvídate, no funcionan, porque la capa de barniz tapa sus poros, perdiendo así uno de los factores para su capacidad de enfriamiento.

El botijo tiene una forma clara, por abajo es estrecho, comienza a ensancharse y en un momento dado de nuevo se estrecha hasta cerrarse, dejando dos orificios, uno amplio, por donde se llena y uno estrecho, por donde se bebe. También consta de un asa para agarrarlo y darle altura para que la fresca agua te inunde el gaznate. Pues bien, no llenes nunca un botijo más allá de su punto más amplio, o lo que es lo mismo, donde comienza a estrecharse de nuevo. Este segundo factor es importante. ¿Por qué? Pues ahora te lo explico.

El búcaro necesita un espacio libre en su interior, porque en ese lugar es donde se va a concentrar el calor extraído del agua y es de vital importancia, porque es lo que causa el enfriamiento del agua. Voy a explicarlo un poquito en plan científico, pero de manera que pensando sólo un poquito ya se entienda, nada que ver con la fórmula de los dos pavos de la Universidad. Cuando el agua que introducimos en el botijo está caliente, o a temperatura ambiental, sus moléculas van a mucha velocidad, chocando unas contra otras y rozándose de forma permanente. Si das palmadas o rozas una mano con la otra, ambas se calientan, pues a nivel molecular es lo mismo que ocurre con el agua.

En la superficie del agua las moléculas también están en contacto con otras moléculas de su alrededor y sobre todo con el aire que está encima. Al ser golpeada por las moléculas vecinas, una molécula que se encuentre en la superficie saltar hacia arriba y se mezcla con el aire, así se forma una fina nube de vapor de agua en ese hueco superior que hemos dejado vacío. Estas moléculas que han escapado hacen que las que están en el agua tengan menos energía y su choque o rozamiento sea mucho menor, con lo que producen menos energía y el agua pierde calor y comienza a enfriarse. Pero esa nubecilla de vapor que se concentra en la parte superior que hemos dejado vacía en el búcaro, puede ser que no deje que otras moléculas escapen del agua y por lo tanto no se enfríe. Ahora viene el tercer factor.

La necesidad del botijo de estar al aire libre, en una ventana, un balcón o en la puerta de la casa, es crucial para enfriar el agua, que es capaz de bajar su temperatura más de trece grados en comparación con la temperatura que tenía cuando lo llenamos. Alguno dirá que tiene un botijo en la oficina y el agua está fresquita y no necesita estar al aire libre. Pues no, listo, no.

La función de colocar el artilugio al aire es, que si no existe una mínima brisa o corriente de aire, el vaporcillo o aire caliente que se ha acumulado en la parte superior no puede escapar. Es esa brisa la que empuja el aire caliente fuera del botijo, permitiendo que haya de nuevo espacio para que más moléculas chocadoras salgan del agua y hagan que ésta continúe con su proceso de enfriamiento. Sin esa corriente de aire, el vapor se quedaría dentro, se condensaría y volvería al agua impidiendo que bajara su temperatura.

Ya digo que lo he intentado explicar de forma que se entienda el proceso con sólo pensar un poquito, cosa fácil y sencilla, de andar por casa y espero haber conseguido que comprendáis su funcionamiento.

Pero ahora voy a tirar por tierra una creencia popular que todos aceptamos como verdadera y es que el búcaro o botijo es un invento netamente español. Pues va a ser que no. Por una parte no es un invento español, pero por otra sí lo es. Lo explico. El búcaro lo inventaron hace dos mil años los romanos y le dieron el nombre de " buttis", así que por este lado no es netamente español. Pero por otro lado sí lo es, porque el romano que hace dos mil años lo inventó, vivía en Andalucía y se llamaba Manolus Máximus Bucarus.

Espero que te haya resultado interesante, entretenida y pedagógica está nueva serie de artículos que aquí comienza. Ya comentarás. Y aunque parezca que parte de lo que he expuesto en esta primera entrega de El Rincón del Curioso es broma, no lo es. Los temas tratados están documentados y todo es cierto, palabrita del niño Jesús y si miento que me caiga un rayo. Por cierto, ¿por qué se producen los rayos? Próximamente.

José Luis Carranco

Share
Share/Save/Bookmark

Comentarios 

 
+7 #1 Alma de ChesterDom 22-09-2011 14:36
Me ha encantado, ilustrado y divertido....¿se puede pedir más??
Tal vez un traguito del Búcaro...
Citar
 
 
+11 #2 No Name 22-09-2011 14:59
Genial artículo, aprendes y encima es divertido. Señor Carranco, usted debería tener un sueldo vitalicio del estado y no tener la necesidad de pedir donativos para mantener esta magnífica web. Yo por mi parte acabo de hacer mi aportación en paypal para que esta web siga en marcha, porque lo paso genial leyendo sus artículos. Un saludo.
Citar
 
 
+9 #3 Chester 22-09-2011 15:18
Ya estoy esperando más curiosidades... y la explicación de porqué se mantiene fresca el agua en el botijo o búcaro es muy interesante... por cierto ¿sabías que en Canarias el botijo se le llama porrón?
Citar
 
 
+8 #4 Damian 22-09-2011 17:11
Magnifico reportaje de investigacion, sobre curiosidades, muy bueno de verdad, eso si espero que la diarrera no sea de pensar jajaja. A por cierto sobre el botijo, te falto el porque ese sabor de anis que le dan, jajaja... por eso no te daran el nobel. A esperar el proximo.......
Citar
 
 
-4 #5 tumadre 14-11-2012 17:56
no hables sobre lo que no tienes ni idea. estudia el arte y después, si quieres, critícalo. me enervan sobremanera los gilipollas como tú que se dedican a menospreciar y criticar el arte contemporáneo sin ni siquiera comprenderlo.
Citar
 
 
0 #6 inralei 02-08-2016 22:23
Hiciste bien en ir a ver al tio Ambrosio
Citar
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

INICIO
E.A.C. RADIO
Banner
APADRÍNANOS
Escribir, crear, diseñar... es un trabajo con muchas horas detrás que tienen un valor y que es necesario para todos. ¿Qué valor le das tú a la cultura y al entretenimiento que te aportamos? Necesitamos tu apoyo para mantener Revista en Red. Es voluntario y con la cantidad que se pueda y así seguir creciendo y entreteniendo. Muchas gracias por valorar nuestro trabajo.