COLABORA
Escribir, crear, diseñar... es un trabajo con muchas horas detrás que tienen un valor y que es necesario para todos. ¿Qué valor le das tú a la cultura y al entretenimiento que te aportamos? Necesitamos tu apoyo para mantener Revista en Red. Es voluntario y con la cantidad que se pueda y contribuirás para que siga creciendo y entreteniendo. Muchas gracias por valorar nuestro trabajo.

Siguenos en Facebook
¿Quién está en línea?
Tenemos 25 invitados conectado(s)
Comparte en Facebook

En la tercera entrega sobre la Vida en la Roma del Imperio, comenté que los romanos dividían la semana en siete días, por los siete astros conocidos en aquella época, y que esos siete días han llegado casi con idéntico nombre hasta nuestros días, aunque con leves variaciones por la propia evolución del lenguaje. En esta entrega sobre Palabras con Historia comentaré el origen de los nombres de los días de la semana, pero como el artículo quedaría algo cortito, he pensado también incluir las raíces de los nombres de los doce meses del año, cuya procedencia es la misma, la Roma Imperial y que al igual que con los nombres de los días de la semana, han permanecido prácticamente casi inmutables durante dos mil años. Veámoslo y comentémoslo...

DIAS DE LA SEMANA


-LUNES
Del latín Lunae Dies, o lo que viene a ser, día de la Luna. Durante muchos siglos se contabilizaron los años mediante meses lunares. Siempre se ha atribuido a la Luna una decisiva influencia sobre los seres humanos, no sólo por la mensual menstruación de las féminas, sino también en la conducta de los hombres, de ahí que a los que se les iba la olla un poco se les llamaba lunáticos. Actualmente la ciencia ha demostrado que efectivamente influye en muchos aspectos. En ciudades como Nueva York hay más crímenes y delitos cuando hay Luna llena. De la misma forma que también solemos alterarnos y dormir mal.

A unos les pasará y a otros no, pero si la Luna es capaz de mover océanos es lógico que algo nos mueva a nosotros por dentro. De hecho, como dato curioso, si te pesas con la Luna llena sobre tu cabeza, pesarás algo menos que si lo haces a pleno día sin la atrayente gravedad lunar. La Luna siempre nos ha atraído de una forma u otra, a mí por ejemplo me atrae su nombre griego Selene, me parece un nombre cargado de sensualidad. Cada uno es como es.

-MARTES
Del latín Martis Dies, lo que sería día de Marte. Marte era el dios de la guerra romano. Se supone que tenía amoríos con Afrodita, la diosa de le belleza, tonto no era el Marte, y además le daba igual que la chavala estuviera casada con Hefesto. A pesar de que el dios Sol descubrió estos escarceos y fue corriendo a contárselo al marido, que los castigó metiéndolos en una red. Pero sin problemas, los dos amantes tuvieron seis hijos. Entre ellos, Fobo, Deimo, Harmonía y el golfete de Eros.

Bueno ya se sabe que la vida de los dioses era de lo más emocionante, había de todo, chivatazos como el del Sol, incestos, zoofilia, asesinatos... una familia de lo más entretenida. De Marte también derivan palabras como marcial o artes marciales, todas relacionadas con el arte de la guerra. Una anécdota. Es conocido el refrán que dice que en martes ni te cases ni te embarques, pues bien, un día le preguntaron a Bernard Shaw si casarse en martes traía mala suerte, a lo que respondió: "¡Claro que sí! ¿Por qué el martes tiene que ser un día distinto a los demás?

-MIERCOLES
Del latín Mercuti Dies, o sea, día de Mercurio. Este era el dios de los comerciantes y de los ladrones, parece hecho a posta, dejando claro que a veces, o más bien casi siempre, ambos dos van de la mano. Es como hoy en día, que no hay ninguna diferencia entre un banquero y un chorizo, bueno sí que la hay, el banquero jamás irá a la cárcel aunque se demuestre que roba, el mangante, aunque sea para comer, le cae la del tigre, fijo.

O cómo los políticos, que se demuestra que han robado, pero ahí siguen, choriceando con alegría, saliendo reelegidos y muertos de risa. Así que yo también pondría a Mercurio como dios de los políticos, al fin y al cabo, ya vemos que la mayoría son comerciantes y ladrones a la vez.

También era el dios de los viajeros, imagino que porque normalmente ponían sus estatuas a las puertas de las ciudades y en Roma estaba en los puertos, que era por donde entraban los viajeros y las mercancías. Por cierto, que Mercurio, el mismo día de su nacimiento, le robó los rebaños a Apolo, doce vacas, cien terneras y un toro. Un fiera el chiquitín. La mitología no cuenta si le tocó al lotería varias veces seguidas, pero algo he oído.

-JUEVES
Del latín Ioviis Dies, lo que es el día de Jupiter. Este dios, en la mitología romana, era el mandamás, el Padrino de los dioses romanos. Es el dios del cielo, de la luz del día, del tiempo, del rayo, del trueno... Todo para él solito. Se le veneraba en el Capitolio, no el de los EEUU, allí se adora al dios dólar, si no el Capitolio de Roma, el auténtico.

El más celebre de sus nombres era Júpiter Óptimo Máximo, cuyas iniciales eran JOM. Luego llegó la secta de los cristianos, que como es una religión absolutamente sin nada original, si no todo copiado y además sin pagar derechos, plagiaron el acrónimo del nombre de Júpiter y lo cambiaron por DOM: Dios Óptimo Máximo.

-VIERNES
Del latín Veneris Dies, el día de Venus. Es la versión romana de la diosa Afrodita. Está claro que los viernes molan, incluso por la misma procedencia de su nombre. A ver, según la tradición más antigua, era hija de Urano, pero lo curioso es cómo y por qué nació. El dios Cronos pilló un rebote con Urano y va y le corta sus partes, aunque parezca mentira, cayeron al mar, y al derramarse el esperma, va y nace Venus. Así que cuidado con lo que hacemos en el mar y lo que derramamos que igual nos da un disgusto. En la galería de los Uffizi, en Florencia, se encuentra un cuadro de Boticcelli representando tan extraordinario suceso, lo tienes más abajo, ilustrando el mes de Abril.

Venus es la diosa del amor y del erotismo, de la hermosura y la gracia y sobre todo, del placer. La novia perfecta y la diosa que yo adoro. Siempre se representaba desnuda, al menos en la época griega y romana, que el desnudo se consideraba como algo natural, hasta la llegada del cristianismo, cómo no, estos siempre aguando la fiesta y molestando más que el perro del hortelano. Venus era venerada en un ambiente sensual extraordinario, por mil bellas jóvenes que velaban por su culto y las más hermosas mujeres eran las elegidas para ser las modelos de sus maravillosas estatuas. Como la Venus de Milo, que hasta sin bracitos está divina de la muerte.

-SABADO
Llegamos al fin de semana y comenzamos a liarla. Aquí en España se nos coló una palabra no latina para el nombre del sábado. Aunque debería ser el día de Saturno, como lo es en otros países como Inglaterra, saturday, en español sábado procede del hebreo Shabbath: descanso. El tema terminó así porque en España había grandes asentamientos judíos, hasta que Felipe II, decidió definitivamente darles puerta, pero la palabra sábado se quedó. Eso sí, para los hebreos el sábado es el séptimo día de la semana, no el sexto como para nosotros y su procedencia la encontramos en el Génesis.

Dios, que no era de mucho currar, trabajo seis días en su vida, y al séptimo descansó, de ahí lo de descanso o shabbath. No se sabe que dios haya currado nunca más, seis días y ala, ya está, ni 67 años para la pensión ni nada de eso, seis días y listo. De hecho se nota que no trabajó más, porque desde entonces no veo yo que haga nada por echar una manita a quienes más lo necesitan, si no más bien al contrario, como no vea oro, ni se cosca. Y nada, ahí sigue el hombre, descansando y pasando de todo. Nosotros sin embargo, al llegar el sábado lo primero que se nos viene a la cabeza es: sabado sabadete...

-DOMINGO
Del latín, Dominicus Deis, o día del señor. Aquí continuamos con los plagios de la secta cristiana. En Roma era el día del Sol, algo que se sigue usando, por ejemplo, tanto en Inglaterra, sunday, como en Alemania, Sonntag. Y como Cristo es una representación del dios Sol, que incluso la natividad es el día 25 de diciembre, el que para los romanos era el día del nacimiento del Sol, pues en la muy católica España en vez de quedarse con lo de Sol lo cambiaron por el día del señor.

Pero los cristianos no sólo copiaron el día de fiesta romano, y el nacimiento del dios Sol, si no que también tuvieron la desfachatez de plagiar todas las normas hebreas del shabbath. El domingo no se trabaja. Constantino, en el 321, ya dijo que los domingos no se curraba, eso sí, menos los que se dedicaban a las labores agrícolas. Como de costumbre descansar sólo vale para los ricos, los pobres a lo suyo, a trabajar para mantenerlos. De hecho, y hasta no hace mucho, las familias pudientes, tras ir a la obligada misa, no daban un palo al agua, ni abrían puertas, ni ventanas, ni nada de nada, esas cosas eran llamadas obras serviles, cosa de siervos, cosa de gente tiesa.

Como se puede ver cada religión monoteísta, que han sido y son la plaga y la maldición de toda civilización, se fueron pillando su día de descanso. Primero los judíos, que se agenciaron el sábado, los cristianos se pidieron el domingo y los musulmanes, pues pillaron el que quedaba libre cerca del fin de semana, el viernes.

MESES DEL AÑO


-ENERO
Del latín Ianuarius, dedicado al dios Jano. En latín no existe el sonido j, así que esa primera i se leería como una y griega. En inglés enero se dice January, casi a conservado la forma primitiva del nombre en latín. En español, la verdad, no sé como ha llegado de ianuarius a enero, tiene un aire, pero poco más y como no soy lingüista, ni ganas tengo, pues mira, así se queda. Comentar que el dios Jano es exclusivo del pueblo romano, no hay otro parecido en otras culturas. Es un dios que se representa con una cara delante y otra detrás. Para mí queda como que es un dios un poquito desconfiado o quizás cotilla, pero ellos decían que era porque veía el pasado y el futuro, que ya son ganas de ver, un gran hermano a lo bestia.

Jano fue un dios que ayudó a Rómulo en su trifulca con los sabinos y los derrotó. Así que le edificaron un templo y como ayudaba a los romanos a ganar batallas, mientras Roma estaba en guerra las puertas del templo de Jano estaban siempre abiertas, para que el dios saliera de vez en cuando y les echara una manita. Cuando Roma no estaba en guerra con ningún otro pueblo y reinaba la paz en el Imperio, las puertas del templo de Jano permanecían cerradas.

-FEBRERO
Del latín Februarius. Durante este mes los romanos se dedicaban a purificar la ciudad honrando a los muertos con ofrendas y regalos para que estuvieran tranquilitos y no salieran en plan poltergeist asustando al personal con la mala leche que los caracteriza. En un principio no existía ningún dios protector de estas fiestas, pero como los seres humanos tenemos una asombrosa facilidad para inventarnos dioses y seres imaginarios, pues los romanos se sacaron de la manga al dios Februo como personificación de las fiestas dedicadas a los muertos.

Por ahí he leído que febrero estaba dedicado a la diosa Febris, muy temida en Roma, ya que era la diosa que traía las fiebres, pero no lo veo, es más que discutible y por más que he buscado y estudiado, no tiene fundamento alguno.

-MARZO
Del latín Martiis, de nuevo el dios Marte, así que no voy a volver a extenderme repitiendo lo mismo que comenté en el día de la semana correspondiente, pero me parece curioso que marzo esté dedicado al dios de la guerra. Usando la lógica y la única neurona que me queda en la cabeza, se puede llegar a una conclusión...

Las guerras se iniciaban y se inician siempre justo antes de la primavera para aprovechar la disminución de lluvias, de frío, y así poder alargar las grandes expediciones guerreras. En marzo comienza la primavera, por lo que me parece de lo más sensato y lógico pensar que los romanos dedicaran este mes precisamente al dios de la guerra, ya que era el mes en que solían meterse en batalla.

-ABRIL
Según algunos abril viene del griego aphril, que significa espuma, ya que este mes estaba consagrado a Venus que nació en la espuma del mar. Ya comenté antes cómo se originó el nacimiento de Venus, así que esa espuma me parece demasiado sospechosa y da algo de grima, así que por mucho que se parezca aphril y abril, me quedo con el nombre latino que deriva del verbo aperire: abrir. Esto se debe a que en abril se abrían las flores y estallaba la primavera con toda su belleza.

Los romanos representaban a Abril con la figura de una joven bella y esbelta, de largas y volátiles melenas. Ya se sabe que la primavera la sangre altera y menudos eran los romanos para alterarse cuando veían unas faldas cortas con el comienzo del calorcito. Así que abril era todo fiesta, comenzando con las fiestas dedicadas a Venus, las Festum Veneris, orgía va y orgía viene. Después fiestas por la diosa Cibeles, para continuar con las Festum Fortuna. Parece que abril no daría para más fiestas, pero no, la cosa sigue con la fiesta dedicada a Flora, no la margarina, sino la diosa de las flores que por lo visto era muy licenciosa y lujuriosa.

De nuevo hablaré de los plagiadores de religiones y fiestas por antonomasia, los cristianos, que inventaron la Pascua de Resurrección para estas fechas, pero desgraciadamente la Pascua cristiana no tiene nada que ver con los fiestorros romanos para este mes del año tan significativo. Ah, los sevillanos, que somos muy de Roma, que para eso dimos dos de los mejores emperadores, Trajano y Adriano, nos inventamos la Feria de Abril para compensar el mal rollo de la Pascua y la Semana Santa cristiana.

-MAYO
Del latín Maius. La cosa no está muy clara de el porqué del nombre de este mes, los historiadores no se ponen de acuerdo. Unos dicen que el mes estaba dedicado a los ancianos: maiorum, pero no lo veo, no me cuaja. Otra teoría, para mí la buena, dice que está dedicado a la diosa Maia, que no era ninguna abeja, si no la hija de Fauno. Fauno quería beneficiarse a su hija, pero como la chavala se negaba, el padre la emborrachó, pero ni borracha consiguió llevársela a la cama. Total, que el Fauno se cabrea y la azota con ramas de mirto, y ya ahí no pudo aguantar más. Pero cosa curiosa, se convierte en serpiente, y entonces por fin el padre ya le hincó el diente, por decirlo en plan fino. Ya dije antes que la familia de los dioses era de lo más entretenida.

Otra versión dice que la azotó tanto que llegó a matarla, y por eso su padre, arrepentido, no sé si por matarla o por no habérsela llevado a la cama, la convirtió en diosa. Es por esto que en los templos dedicados a Maia estaban prohibidas las ramas de mirto. Por cierto, Mayo era otro mes plagadito de fiestas romanas dedicadas a esto y lo otro. Poco más o menos como en la actualidad, que es el mes en que comienzan las ferias de los pueblos.

-JUNIO
Del latín Junius. Dedicado a la diosa Juno, que junto a Júpiter y Minerva eran los tres dioses principales de Roma. Diosa protectora de los partos, de las mujeres casadas y en su honor se celebraban las fiestas llamadas Matronalia, por las matronas romanas, lo que son las ciudadanas de Roma en general. Es curioso que la diosa de los partos diera nombre también a las matronas, que son las que asisten actualmente a las parturientas, llevando el nombre de las ciudadanas de Roma o matronas. Por cierto, que toda mujer tenía su Juno particular, como un ángel de la guarda que protegía su feminidad o más bien su fertilidad.

-JULIO
En el año 45 antes de nuestra era, a Julio Cesar le dio por modificar el calendario romano, que poco antes fue modificado de diez a doce meses. Con la modificación juliana, el mes quintilis, que era el siguiente a junio, pasó a ser el séptimo y el cónsul Marco Antonio, en plan pelota, lo hizo bautizar con el nombre de Julius en honor a Julio Cesar, con el que tanto compartió, incluida amante: Cleopatra.

De todas formas, Julio Cesar, no pudo disfrutar de tener su propio mes más que un año, ya que en los idus de marzo, lo que viene a ser el día 15, del año siguiente le dieron matarile pensando que quería eliminar la República y proclamarse rey. Lo que no sabían los senadores republicanos que conspiraron contra César era que esa muerte traería precisamente el Imperio.

-AGOSTO
Un poquito más tarde, en el año 24 antes de nuestra era, se aceptó la propuesta de perpetuar el recuerdo de Octavio Augusto, dándole al mes sextilis el nombre del emperador, Augustus. La verdad es que la idea partió del mismo Augusto que no quería ser menos que Julio César. Pero es más, los meses tenían treinta y treinta y un días de forma alterna, pero a Julio le pusieron treinta y uno para darle más importancia al ser el mes de César.

Augusto, que lógicamente no quería ser menos, por la cara le quitó un día más a febrero, que ya tenía veintinueve días, para añadirle un día más a su propio mes. Pero entonces había tres meses seguidos con treinta y un días, así que le quitó uno a septiembre y noviembre y los añadió a octubre y diciembre. La cosa parece un poco rocambolesca, pero más o menos es como quedó la cosa hasta hoy día, a pesar del cambio que hubo con el calendario Gregoriano, que es el que usamos actualmente.

Bueno, ahora vienen el resto de meses, que no tienen mucho misterio, ni dan para comentarlos, son como sosos, sin gracia...

-SEPTIEMBRE
Del latín september que deriva de septem, lo que es siete, por ser el séptimo mes del calendario romano de diez meses. Se pueden escribir tanto setiembre como septiembre, ambas formas son correctas, aunque siendo fiel a su origen, yo prefiero septiembre a setiembre, que es como si le faltara algo y además, me suena cateto.

-OCTUBRE

Del latín october, que deriva de octo, que es ocho, por ser el octavo mes del primitivo calendario romano de diez meses. Poco más que añadir, a no ser que en este mes es cuando yo cumplo años.

-NOVIEMBRE
Del latín november, derivado de nove, o sea, nueve, por ser el noveno mes del primitivo calendario romano de diez meses. Poquita cosa.

-DICIEMBRE
Del latín december, derivado de decem, que significa diez, por ser el décimo mes del primitivo calendario romano de diez meses. Qué cortito.

Y ya está. Estos últimos han dado poco de sí, pero es lo que hay, y mira que los romanos tenían dioses y emperadores importantes para ponerle nombre a los meses en vez de números y así haberme dado pie a comentarlos, pero seguro que se lo encargaron a un andaluz y claro, se lo mandaron hacer a la hora de la siesta, y como buen sureño, se quedó dormido al llegar a agosto y listo, el resto números y que los del futuro se encarguen de cambiarlos. Pero han pasado dos mil años, y mira, ahí seguimos, siendo romanos.

José Luis Carranco

PS: Por cierto, se agradecen los comentarios a continuación de los artículos, es la mejor forma de saber que lo que se publica gusta o no, e intentar mejorar, además de saber los temas que más te atraen. Muchas gracias :)

Share
Share/Save/Bookmark

Comentarios 

 
+6 #1 No Name 20-08-2011 22:39
Entretenido, instructivo y divertido a la vez. Muchas gracias :D
Citar
 
 
0 #2 Aixa 30-03-2016 22:51
Entretenido y con humor...
Citar
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

INICIO
E.A.C. RADIO
Banner
APADRÍNANOS
Escribir, crear, diseñar... es un trabajo con muchas horas detrás que tienen un valor y que es necesario para todos. ¿Qué valor le das tú a la cultura y al entretenimiento que te aportamos? Necesitamos tu apoyo para mantener Revista en Red. Es voluntario y con la cantidad que se pueda y así seguir creciendo y entreteniendo. Muchas gracias por valorar nuestro trabajo.